Sebastián Bayo, arquitecto y artista, presenta su METAINVENTARIO a partir de un conjunto casi infinito de obras aparentemente disímiles en la formalización pero muy próximas en el concepto o quizás mejor dicho, en la búsqueda y el deseo.

En bruto, es una serie con más de trescientos papeles en A5, “de dibujos en proceso, en bruto, sin devastar, tal cual se han ido plasmando compulsivamente sobre los cuadernos en los que he ido desarrollando el germen de un lenguaje, de una manera de expresar aún incipiente. Obra que se ha ido desarrollando a base de intuiciones generando una deriva creativa en busca de una manera de expresar y de transmitir que aporta una reflexión profunda sobre el proceso y su materialización”.

Son dibujos experimento, abiertos, sin pensamiento aparentemente organizado, pero que configuran una manera de hacer personal, una invención de un lenguaje que busca, a través de la imagen gráfica, nombrar y re-presentar la realidad o los aspectos de ella que estremecen al autor y con él, a los que participamos de su creación. Lenguaje que ha resultado ser la base de futuros encuentros ya consolidados gráficamente y presentes también en la exposición.
Las apariencias y apariciones yuxtapuestas a largo del proceso permiten al autor convertir cabezas en arquitecturas, bocas en cavernas, dentaduras en puentes, pero también, de un modo osado y grotesco, casi alucinado, mostrar el error y el horror físico y mental de esas cabezas patológicas. Cabezas hechas a base de trazos superpuestos que la mente organiza y no el ojo, llenas de exceso, que terminan generando más que placer, una especie de horror placentero, por verse obligado el espectador al descarte de la pereza y la relajación.

Sus colecciones de ojos y dentaduras, de narices y orejas, de manos peludas, ponen el punto de mira en su temática obsesiva por los sentidos, puerta que da paso a nuestra relación con el mundo, haciendo uso desbordante y desmedido de dichos órganos en la configuración de cabezas y cuerpos, de gritos y caricias, de pérdidas y pertenencias.

La fascinación por el rostro en doble representación aparece en sus pequeñas esculturas y en sus máscaras. Máscara de mil ojos habitada por personajes en gris y rojo cuya mano aparecida es la misma del que dibuja, recortada y aplicada mediante estarcido. Papel sobre papel con los que componer nuevas topografías de la mano en un proceso sin fin, lleno de deambulaciones y extravíos en busca y captura de infinidad de imágenes presentidas o avistadas.
Bayo muestra a través de sus dibujos una manera de hacer muy elocuente cuyo fin es expresar, persuadir, predisponer a ver y hacer presente y conmovedor lo ordinario que nos construye.

EXPOSICIÓN  

METAINVENTARIO   .    SEBASTIÁN BAYO

APÚNTATE A NUESTRA LISTA DE CORREO PARA MANTENERTE INFORMADO DE LOS PRÓXIMOS EVENTOS